Author : Steiner Rudolf
Title : Fausto y la ascensión espiritual de Goethe
Year : 1932

Link download : Steiner_Rudolf_-_Fausto_y_la_ascension_espiritual_de_Goethe.zip

Seguido por "Goethe y Schiller". En el transcurso de los largos años que consagró Goethe a la elaboración de su Fausto, ascendió a través de esta obra a la contemplación de cada vez más elevados misterios. La luz que dimana de tales misterios alumbra todos los fragmentos y todos los acontecimientos que completan el drama. Mefistófeles encarna cuanto ha de combatir el hombre y de cuanto ha de triunfar progresiva mente cuando anhela realizar la profunda experiencia de la vida. Mefistófeles es, pues, el íntimo adversario de todo cuanto tiende a ejecutar sobre los intersticios de su más elevado ser. Pero el que con plenitud considera las íntimas experiencias en las que intentó Goethe plasmar el misterio de su Mefistófeles, no descubre solamente un adversario espiritual de la humana naturaleza, sino dos. El uno emerge de nuestra naturaleza sentimental y espontánea y el otro de nuestras facultades de conocimiento. El individuo que participa de la naturaleza sentimental y espontánea se esfuerza en aislar el ser humano del resto del universo en el cual subyace la fuente y raíz de toda su existencia y persuade al hombre de que puede seguir por sí solo su camino apoyándose exclusivamente en sí mismo, en su ser interior. Trata de hacernos olvidar que pertenecemos al Universo como un dedo pertenece a nuestro organismo. Así como un dedo se condenaría a la muerte física si intentara vivir independientemente del resto del cuerpo, así nos condenaríamos a la muerte espiritual si nos separáramos del Todo. Existe en todo hombre una elementaria aspiración hacia esta mencionada escisión. No se adquiere la sabiduria oponiéndose ciegamente a tal tendencia, sinó subyugándola de acuerdo con cada particular naturaleza y transformándola de suerte que deje de ser un adversario para convertirse en un auxiliar de la vida. Cualquiera que como «Fausto» haya participado ya de las excelencias del mundo espiritual, se halla obligado a entablar contra esta potestad adversa, enemiga de la humana vida, una lucha mucho más consciente de la que generalmente sostienen los demás hombres. En tanto que personificación dramática, esta potestad puede ser denominada el «tentador luciferiano del hombre» y actúa al través de ciertas fuerzas recónditas de nuestra naturaleza, que tienden constantemente a intensificar el egoísmo. ...